Libros de mascotas

El cuidado del acuario

El cuidado del acuario 1

El cuidado del acuario 2

El cuidado del acuario 3

Tener un acuario en casa es poseer un trozo de la naturaleza marina, un mundo complejo en miniatura que nunca dejará de asombrarnos. Por ello, este hobby indica mucho sobre el carácter de sus dueños y cuidadores, pues dedicar tantas horas para conseguir que los pequeños peces vivan en armonía, estén bien alimentados y en cierto modo sean felices, no es tarea fácil y la mayoría de las personas prefieren emplear sus horas libres en asuntos puramente personales.
¿Qué conseguimos con cuidar con tanto esmero a seres diminutos que ni siquiera nos conceden la satisfacción de jugar con ellos? ¿Qué tipo de extraño placer proporciona a nuestro intelecto la contemplación del mundo marino en nuestro propio hogar?
Paradójicamente, muchos de los mejores aficionados a los acuarios caseros apenas saben nadar y ni siquiera demuestran un amor desmedido al mar ni a sus habitantes.
Tampoco son obligatoriamente defensores de los derechos de los animales y, en ocasiones, hasta comparten esa afición con otras quizá menos plausibles como los toros o la caza.
Las largas horas que emplean cuidando esos peces de vivos colores indudablemente les tienen que proporcionar algún beneficio psíquico, pues de otro modo no lo harían.
A mí entender, aunque puede que me equivoque, la mayor satisfacción estriba en haber creado un universo en miniatura, su propio cosmos, con sus ideas y habilidades, tan personal que no hay dos acuarios que se parezcan.
Así, como si fueran dioses humanizados, la obra de su creación podrá ser mostrada a todos sus amigos y familiares, elevando su cabeza con orgullo cuando los neófitos se asombran por el complejo mundo que ahora ven, iluminado y lleno de vida.

[ad_2]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *